Ya ha comenzado la cuenta atrás para que finalice el mes de septiembre. Con él, el verano se despide para dar paso a una nueva estación: el otoño. Ha llegado el momento de adecuar los pies para el calzado cerrado. Y es que tras el verano, 75% de las patologías que tratan los podólogos están relacionadas con el uso de calzado inadecuado, como zuecos y chanclas o por andar descalzos en exceso.

Las dolencias más comunes son el dolor en el tobillo, en la planta, empeine y arco interno del pie. Por otra parte, también es frecuente una deshidratación excesiva de todo el pie, uñas despuntadas o rotas por el contacto diario con el agua y el uso de calzado descubierto. Además, se agravan los callos en el caso de personas que habitualmente utilizan plantillas porque en verano dejan de utilizarlas.

Consejos para preparar los pies para el otoño

Por estos motivos, antes de volver a utilizar un calzado cerrado con la llegada del entretiempo y el otoño, desde Doctor Cutillas te damos una serie de recomendaciones para cuidar la salud de tus pies:

  1. Hidratar los pies adecuadamente para evitar la aparición de ampollas, grietas y sequedades, especialmente en el talón.
  2. Secar los pies cuidadosamente: el exceso de humedad provoca múltiples problemas en los pies, por lo que deben secarse minuciosamente, prestando especial atención al espacio interdigital, para evitar la aparición de hongos y bacterias.
  3. Uñas: elimina por completo el esmalte, hidrátalas para que no se quiebren o agrieten y revisa que tengan buen color, sin la presencia de hongos. Aunque te guste llevar las uñas pintadas, dales un respiro durante un tiempo.
  4. Revisa cualquier ampolla, pequeña herida o rozadura que puedas tener e intenta curarlas antes de ponerte zapato cerrado. No hacerlo podría agravar la lesión.
  5. Elimina de manera regular con piedra pómez y una crema exfoliante la piel muerta y durezas que hayan aparecido en verano.