El cuidado de los pies es esencial para evitar problemas típicos de la época veraniega, como ampollas, talones agrietados o infecciones provocadas por hongos, que ocurren por una incorrecta elección del calzado o una falta de cuidado específico. Además, en personas con patologías como artritis o diabetes, los pies son una zona que adquiere especial relevancia, sobre todo por el calor y su efecto en ellos. Existen numerosas precauciones que se pueden adoptar en verano para evitar problemas en los pies, pero estos siete que te damos hoy desde Doctor Cutillas son fundamentales.

  1. La higiene, regla número uno

Después de cada ducha, hay que secar los pies perfectamente con la toalla, poniendo especial atención a los espacios entre los dedos y el pliegue que se forma en la unión de estos en la planta. También conviene hidratar la planta de los pies con una crema indicada para ello, y evitar así la sequedad y problemas derivados como los talones agrietados

  1. Hidratación, mejor por la noche

Hidrata la piel de los pies para aliviar las asperezas y quemaduras. Es mejor aplicar las cremas hidratantes durante la noche para que los pies las absorban correctamente y no estén húmedos durante el día, lo que podría favorecer un exceso de sudoración.

  1. Los pies también necesitan crema solar

En los meses calurosos, especialmente en verano, la crema solar es imprescindible cuando vamos a la playa o a la piscina. La piel de los pies no está acostumbrada a la exposición de los rayos solares, ya que, salvo en verano, los pies pasan prácticamente todo el día encerrados en unos zapatos. Por ello, si un día les sometemos a una jornada de sol sin aplicar crema solar, el resultado será una intensa quemadura.

  1. El sudor, uno de los grandes enemigos de los pies

En la época veraniega hay que ser muy precavido con el sudor de los pies. Conviene utilizar un antitranspirante o productos secantes (talco o antifúngicos si se desea prevenir una posible infección). Un sudor excesivo puede hacer que se agriete la piel entre los dedos y favorece la aparición de infecciones.

  1. Usa un calzado adecuado

Cómodo, transpirable, con amortiguación y que no se ciña excesivamente al pie. Así evitaremos problemas como rozaduras, ampollas y durezas. Es importante que el calzado ofrezca una buena sujeción al pie, y con una suela flexible y que proporcione amortiguación. En este sentido el calzado de Doctor Cutillas cuenta con las características idóneas para cuidar de los pies en verano, pues proporcionar una pisada saludable, y contribuyen al correcto funcionamiento de las articulaciones y del sistema circulatorio.

  1. Corta las uñas siempre rectas

A la hora de cortarse las uñas lo más recomendado es cortarlas en recto, evitando redondear las esquinas ya que así se previene, en lo posible, que se claven o causen dolor.

  1. Evita en lo posible caminar descalza en piscinas y baños públicos

Estos espacios son lugares de contagio potenciales, por lo que se recomienda el empleo de chancletas de agua o calzados similares.